Ejercicio para recuperar el cuerpo luego del bebé con tu faja

El cuerpo de las mujeres atraviesa muchos cambios a medida que el proceso del embarazo se va desarrollando y avanzando, de manera que se pueda adaptar a todas las etapas que conllevan el hecho de dar vida a otro ser humano.

Pero eso no significa que la mujer embarazada deba permanecer completamente inmóvil de principio a fin de su embarazo, a menos claro que por órdenes médicas deba estar en reposo.

Lo mismo se aplica para quien dio a luz recientemente, son preconcepciones que deben ser desechadas, con la debida precaución, siempre con el permiso del médico y de acuerdo a lo que el cuerpo permite hacer.

 

ACTIVATE

No importa si nunca habías hecho ejercicios, si practicabas algún tipo de deporte ocasionalmente o si mantenías un estilo de vida activo y lleno de actividades, cuando estás embarazada es importante mantener un ritmo de vida activo y saludable para evitar el sobre peso durante y después de tener a los bebés, ya que puede resultar mucho más sencillo realizar las actividades diarias cuando practicas alguna actividad que te llena de energía.

Además, mantienes a las enfermedades lejos de ti, un hecho muy importante, ya que todo lo que suceda mientras tú bebé se está formando, le afectará directamente. En ese momento es cuando están más conectados que nunca. Estás creando una nueva vida, por lo que debes pensar en maneras de mantenerte activa.

Una de las enfermedades que pueden afectarte y a tú bebé es la diabetes gestacional, donde los niveles de azúcar y glucosa dentro de la sangre se elevan. Dos de cada 100 mujeres o el 10 por ciento de la población femenina en estado de embarazo llegan a desarrollar esta enfermedad. No es bueno ni para el bebé ni para la mamá, sin embargo en muchos casos desaparece al dar a luz.

Sin embargo es necesario realizar exámenes médicos periódicos y realizar algún tipo de ejercicio para mantener los niveles de azúcar en sangre controlados.

Luego de dar a luz, y que el doctor dé el visto bueno, entonces date el gusto de incrementar el tiempo de ejercicio, tipos de deportes que practicas e incluso tú bebé puede ejercitarse contigo. Pero recuerda que tus músculos pueden estar algo débiles y lo más importante es escuchar a tu cuerpo, cuánto puedes hacer y hasta qué límite.

Puedes realizar diferentes tipos de ejercicios, pero los más recomendados son los siguientes:

 

NATACIÓN

Es un ejercicio que tiene un bajo impacto en las articulaciones y a las mujeres embarazadas les permite moverse con mayor facilidad debido a que el agua elimina el peso extra que el bebé está aportando, ayudando a realizar ejercicios como aeróbicos acuáticos o sólo flotar en el agua.

Muchas veces practicas deportes acuáticos al tener el bebé es una buena manera de enseñarle a nadar sin transformarlo en una experiencia traumática, además puedes unirte y continuar ejercitándose sin mayores complicaciones, ya que es muy común tener poca fuerza en el área de los brazos y abdomen, debido a la distensión muscular.

 

CAMINATA PRE Y POST PARTO

El caminar es uno de los mejores ejercicios que se pueden realizar, son relativamente fáciles de hacer, gratis y te dan la posibilidad de ver otro paisaje y acelerar tu ritmo cardiaco, lo que contribuirá con la pérdida de peso.

Este tipo de ejercicio puede ser realizado durante el embarazo y después del mismo. La diferencia es que, las caminatas o trotes post parto pueden ser acompañadas de fajas ó bodys que mantienen tu zona media comprimida de manera que sientas el soporte de la prenda mientras te ejercitas. Ya que los músculos del abdomen han sufrido un estiramiento considerable durante nueve largos meses y necesitan volver a su estado natural, la faja post parto representan un ayuda extra para esas áreas que se encuentran debilitadas.

Puedes utilizarlas cuando salgas a caminar o trotar acompañada por tú bebé. Actualmente existen muchos carritos para bebé que son específicamente construidos para ayudar a las mamás que buscan tener un estilo de vida activo para llevar a sus hijos en las salidas a trotar y caminar, son aerodinámicos y seguros para los pequeños.

También para los quehaceres de la casa, ya que su cobertura de látex ayudará a generar calor en la zona media, colaborando con la producción de sudor y a su vez con la pérdida de líquido retenido, que puede llegar a ser bastante molesto.

 

FLEXIONES DE BRAZO

Este es uno de los ejercicios más versátiles, porque puedes hacerlo en casi cualquier lugar, mientras juegas con tú bebé y ayudará mucho cuando gane peso y desees mantenerlo cerca de ti.

Existen diferentes maneras de hacerlo, pero eres principiante entonces esta es la más cómoda: Colócate sobre un tapete de yoga, una toalla o apoya las rodillas en una almohada, apoya las manos a la altura de los hombros y sepáralas unos centímetros para darte mejor apoyo, y comienza con series de cinco con veinte segundos de descanso hasta completar diez. Esto fortalecerá tus brazos, muñecas y hombros. 

Si tienes más resistencia entonces series de veinte serán suficientes para mantener tus brazos en forma mientras vigilas a tu pequeño.

Puedes utilizar tu faja modeladora mientras realizas este ejercicio ya que ella ayudará a mantener tu abdomen comprimido y la espalda recta, cosa que debes hacer mientras realizas las flexiones para evitar dolores lumbares, además de contrae los glúteos para mayor estabilidad.

 

YOGA

Es un ejercicio muy completo que une los estiramientos con la resistencia que hará a tus músculos mucho más fuertes a medida que tus clases avancen. Ayudará a aclarar tu mente de pensamientos negativos que muchas veces pueden aparecer, conocido como depresión post parto, ya que el cuerpo y las hormonas no se encuentran en total control, sin embargo el yoga se centra en balancear la mente y el cuerpo por lo que es muy recomendado.

En cuanto a la parte física de los ejercicios, ayuda a mejorar el proceso de lactancia, fortalece las extremidades superiores e inferiores, corrige la postura, el abdomen y los músculos de la pelvis.

Además se puede incluir al bebé en las clases, creando una relación aún más profunda entre madre e hijo.

Este tipo de ejercicios beneficia mucho a los bebés, ya que los ayuda a estirar los músculos y mejorar la circulación en todo su cuerpo.

 

RESPIRACIÓN CONTROLADA

Es un ejercicio que ayuda a relajar tu mente y cuerpo al mismo tiempo, busca una posición que sea cómoda, acostada o sentada, inspira por tu nariz contando hasta dos y exhala por la boca contando hasta tres, esto ayudará a utilizar toda la capacidad de tus pulmones y mejorará la oxigenación de tu sangre.

 

¿QUÉ EJERCICIO NO HACER?

Si has tenido una cesárea entonces debes mantener tu actividad física al mínimo por lo menos durante dos meses. De manera que tu cuerpo pueda sanar lo suficiente como para soportar actividad física sin mayores complicaciones.

Evita hacer abdominales las primeras semanas luego de tener a tú bebé, ya que los músculos de tu abdomen se encuentran distendidos y en muchos casos separados debido a que necesitaban hacer espacio para el pequeño que crecía dentro de ti.

Siempre es bueno consultar con un entrenador, para conocer qué ejercicio es el adecuado en esos casos, de manera que no te lastimes haciendo más de lo que tu cuerpo puede soportar.

 

ALIMENTACIÓN

Debes mantener un dieta rica en nutrientes y fibra durante el embarazo, de manera que ayude con el movimiento intestinal, acompañado de las vitaminas reglamentarias para dar al bebé todo lo que necesite durante su gestación.

Cuando des a luz, entonces vigila tu dieta, no tomes bebidas alcohólicas mientras estás lactando, ya que puede llegar a aparecer rastros de alcohol en la leche que le das a tu bebé, aléjate de los alimentos procesados, intenta que sean lo más frescos posibles, de manera que los nutrientes que entren a tu sistema sean directamente de la fruta o verdura.

De ser posible no tomes sodas, es mejor agua o jugos naturales, que darán la cantidad necesaria de azúcar a tu cuerpo para que funcione en óptimas condiciones y reduce la cantidad de sal que consumes.

Existen muchas maneras de modificar la dieta, para que no sea una carga, sino que por el contrario, sea el estilo de vida que continúes teniendo, aún cuando tu bebé ya no depende de la leche materna y comience su camino por el mundo de la comida sólida.

 

CONSULTA A TU MÉDICO

En caso de notar demasiada fatiga aún cuando tu rutina sea ligera, entonces debes hablar con tu médico para evaluar qué está pasando, puede que te esté excediendo o necesites vitaminas para completar tu dieta.

Si notas flujo vaginal de color rosa o más oscuro, también debes hacérselo saber, de manera que pueda indicar con mayor precisión.

 

CONCLUSIÓN

Mantener un estilo de vida activo y sano no es solo necesario para evitar transmitirle malos hábitos al nuevo miembro de la familia, sino que previenen la formación de alergias desde temprana edad, al mantener tu cuerpo sano, los nutrientes que pasas a través de la leche materna serán óptimos para impulsar su desarrollo y crecimiento.

Además que podrás volver al peso y cuerpo que tenías antes de tener a tu bebé con mayor facilidad. Lo que en muchas mujeres puede causar depresión post parto ya que no se ven de la misma manera que antes de quedar embarazadas, pero debes tener algo muy presente, tu cuerpo no es el mismo en ese momento, ha cambiado para dar paso a una nueva etapa de tu vida, y debes aceptarlo, tener el control sobre lo que comes y cómo te ejercitas es el primera paso para una vida llena de vitalidad y energía para disfrutar con el pequeño de la familia.

Item added to cart.
0 items - MXN $ 0.00